sábado, 5 de abril de 2014

Ravioli de Ricotta con Ragú Napoletano



Los domingos de mi infancia eran días muy especiales........Eran días de gran alegría, felicidad y mucho mucho amor en casa de los abuelos en el pueblo.

Al oír el coche llegar, la abuela Teresa salía corriendo hace a nosotros y nos acogía, a mi hermano y a mi, en sus brazos y nos comía literalmente de besos!!!!....Al entrar en casa el olorcito del ragú que llevaba cocinando desde las primeras horas de la madrugada era simplemente maravilloso, al igual que las vistas en la mesa de amasar en la cocina.....un montón de ravioli todos igualitos, redonditos y con unas puntitas rizadas todo alrededor de cada uno....¡Parecían flores!!!!.....Y por si cabía, me ponía más contenta aún porque la abuela avía preparado para la comida familiar del domingo mi plato preferido: ravioli de ricotta con ragú de carne!!!!
Así que seguía disfrutando de la magia de los domingos.....

Ya está claro porque no podía haber elegido otra receta para el concurso dedicado a la gastronomía tradicional y de familia, organizado por el blog Cocinando con Las Chachas. La que voy a compartir hoy con todos mis querid@s lectores es sin duda la receta a la que tengo especial cariño. Heredado de mi bis abuela, abuela, mi madre los ravioli con ragú de carne es uno de los platos típicos de tierra, la bella Italia del sur!!!

Es un plato bastante laborioso de realizar y, como todos los platos de cocina tradicional, requiere que pases unas cuantas horas en la cocina.
Con la practica aprende a organizarse uno lo tiempos de elaboración, como por ejemplo preparar el ragú un día antes, pero no obstante todo os aseguro que merece realmente la pena llegar a comer un buen y rico plato de raviolis con ragú hechos en casa......

Os aseguro que por si os atrevéis a hace esta receta podréis disfrutar de algo que nunca habéis probado antes!!!!




Ingredientes (para 4/6 raciones)

Para el Ragú
  • 1 kg de aguja de ternera cortada en cubos
  • 6 costillas de cerdo (mejor de lechal)
  • 200 gr de aceite de oliva
  • 2 cebollas medianas
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajos
  • 1 manojito de perejil
  • 1 tallo de apio
  • 1/4 de lt de vino tinto
  • 2 lt de tomate triturado
  • 5 gr de azúcar
  • 10 gr de sal
  • una hojas de albahaca italiana

Para la masa de la pasta
  • 300 gr de harina de sémola trigo duro 
  • 1 huevos M frescos
  • 1 pizca de sal
  • c/n de agua agua, (la que recibe)


Para el relleno
  • 250 gr de ricotta fresca
  • 1 huevo M
  • sal
  • media c/c de pimienta negra molida





Elaboración

Teniendo en cuenta que requiere un tiempo cocción muy largo, vamos a empezar cocinando el ragú. 
Para ello picaremos muy fino la cebolla, los ajos, la zanahoria, el apio y el perejil. Puedes picar todo a mano o en una picadora eléctrica, lo que importa es que todo esté muy pequeño y bien fino, ¡de forma que no se queden tropezones en la salsa!


En una hoya bien alta ponemos el aceite a calentar y a continuación las verduritas a rehogar a fuego medio por un minuto, más o menos.



Sazona la carne con la sal y unas poquita pimienta negra molida y echa en la hoya para sellar.



En cuanto se haya formado una costra en la carne, añadir el vino y dejamos que evapore a fuego vivo. A continuación añadimos el tomate triturado, la sal, el azúcar y 500 ml  de agua por si utilizas una hoya que no sea ni de barro ni con el fondo ancho.
Tapamos la hoya y dejamos cocinar a fuego suave por 5/6 horas, recordándonos de menear con un cucharón de vez en cuanto.


La masa de la pasta

Todo el sabor de la masa de  la pasta que vamos ahora a elaborar es el de la harina de sémola de trigo duro, por lo cual añadiremos un solo huevo que hará falta tan solo para obtener una masa ligeramente más dura. Podéis comprar la harina de sémola de grano duro en tiendas especializadas en productos italianos. Por si no llegáis a conseguir la harina indicada os aconsejo que hagáis una masa de pasta al  huevo utilizando harina de trigo todo uso, que enriquecida, tendrá mucho mejor sabor.

En un cuenco vertemos la harina, hacemos un hueco en el medio para introducir el huevo cascado con la sal. Batimos con un tenedor. 
De momento procura trabajar la masa solo con una mano, la otra te hará falta limpia para añadir el agua, sujetar el cuenco y no ensuciar toda la cocina!!!!
Añade un chorro de agua (¡no te pases sino tendrás que añadir más harina y te saldrá una cantidad de masa como para hacer pasta para alimentar todo tu barrio!!!). Amasa por unos diez minutos, hasta conseguir una masa homogénea y bien lisa. Aparta y deja reposar.


Mientras tanto vamos a preparar el relleno.
Vierte en un plato la ricotta y machaca con un tenedor. Añade el huevo, una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Junta todo meneando con una cuchara.
Por si no conseguís la ricotta podéis utilizar la misma cantidad de queso fresco tipo burgo, ¡no es lo mismo pero si algo más parecido!!!


Vamos asemblar la masa con el relleno.
Estiramos la masa con un rodillo o con una maquina para pasta en hojas de de 2/3 mm de espesor. Ponemos una hoja de pasta encima de nuestra mesa de trabajo y colocamos unas bolitas de la ricotta alineada que hemos apartado hace nada, dejando espacio entre una y otra. 
Puedes hacer las bolitas de ricotta o bien utilizado dos cucharitas o bien con una manga pastelera desechable. 


Pon otra hoja de pasta encima y con las manos marca todo alrededor de cada bola presionando ligeramente para quitar el aire en exceso.


A este punto corta los raviolis con un corta pasta especifico para ello, con el molde para galletas o con un vasito de cristal por si no tienes ninguna  de las herramientas.....¡siempre hay solución!!!....Es muy importante que queden bien sellados para no perder el relleno de la pasta durante la cocción.

Repite la misma operación hasta terminar.

Pon a hervir abundante agua con sal en una hoya. En cuanto el agua burbujee vierte cuidadosamente los raviolis que empezarán a flotar conforme estén listos para sacar del agua.

Bajo ningún concepto escurrirás los raviolis de golpe......sería como tirarlos de un quinto piso, se romperían y perderás todo el trabajo.....¡que no es poco!!!!
Tendrás que retíralos de uno en uno del agua....para ello utiliza un colador pequeño o una espumadera.


Emplatado

Prepara los platos para servir la pasta. En cada plato vierte 1/2 cucharón de ragú caliente, coloca los raviolis y añade más salsa de ragú encima.




Añade unas hojitas de albahaca fresca italiana...........


¡Por fin listos para disfrutar de rica comida con los tuyo y brindar con un buen vino tinto!!!!




Buon appetito!!!!



¡Espero que os haya gustado!

Un besazo

Giovanna

Receta ganadora del 2º Premio 
al concurso Dos años de Cocinando con Las Chachas


Los regalos recibidos: